Algunos datos históricos sobre la historia de la Universidad de La Habana

Creación de la Universidad

La Universidad de La Habana durante sus primeros 114 años llevó el nombre de "Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de la Habana", nombre que responde a su doble carácter de pontificia y real. Las universidades se creaban por entonces, o por la autorización real, o por la papal. La nuestra fue creada por los frailes de la Orden de Predicadores de Santo Domingo, que preocupados por la instrucción pública de la isla, solicitan autorización para abrir en su convento estudios universitarios, lo cual es permitido por el Papa Inocencio XIII y por el rey Felipe V de Borbón.

Nuestra Universidad se creó el 21 de Septiembre de 1721 y es la tercera hispanoamericana fundada en el área del Caribe y la decimosexta en toda América hispana. La primera fue la Universidad de Santo Domingo, en la antigua isla de la Española.

Durante sus primeros 174 años estuvo situada en el Convento e Iglesia de Santo Domingo o de San Juan de Letrán, en la calle O'Reilly, en la Habana Vieja. Dicha edificación se encontraba en lo que, por entonces, era el centro político, económico y religioso de la ciudad.

La primera etapa de la Universidad de La Habana: la de Real y Pontificia, estuvo regida por los religiosos de la orden de Predicadores o Dominicos, hasta el 24 de Agosto de 1842, fecha en que quedó secularizada y dejó de ser institución pontificia y casa de estudios regida por los dominicos para transformarse en Real y Literaria Universidad de La Habana.
Esta secularización liberó parcialmente a la institución, en la medida en que la época y el país lo permitían, de escolaticismo y religiosidad.

A la Real y Pontificia Universidad de La Habana le correspondió la formación de nuestros primeros científicos, literatos y de los ideólogos. A aquella lejana etapa quedan vinculados los ilustres nombres de Tomás Romay, José Antonio Saco, José María Heredia, Cirilo Villaverde, Rafael María de Mendive, Carlos Manuel de Céspedes, entre otras.

A la nueva etapa: la Real y Literaria Universidad de La Habana, es la que correspondió vivir los momentos más trascendentales de la lucha contra el gobierno español.

Traslado de la Universidad a su actual ubicación

En el año 1902, el más alto centro de estudios se encontraba radicando en un edificio ya inadecuado para sus objetívos, incómodo y casi ruinoso, con más de dos siglos y medio de construido: el viejo caserón del ex convento de Santo Domingo en la calle O'Reilly, por lo que se decide su traslado hacia un nuevo lugar.

El día primero de mayo de ese año comienza el traslado de la Universidad de La Habana a su actual emplazamiento en la llamada Colina de Aróstegui en el entonces lejano barrio del Vedado. En dicho lugar se encontraba situado la antigua Pirotecnia Militar española. Se inician las obras para modificar los edificios que conformaban este amplio terreno y construir otros nuevos como lo requería tan alta institución.

Inauguración del Aula Magna

El día 1ro. de Octubre de 1911 quedan concluidas las obras de construcción del Aula Magna de la Universidad de La Habana. Su edificación se había iniciado el 28 de Octubre de 1906.

Los interiores del edificio fueron decorados por el pintor cubano Armando Menocal y Menocal con 7 grandes frescos que representan la Medicina, las Ciencias, las Bellas Artes, el Pensamiento, las Artes Liberales, las Letras y el Derecho.

Sus diseñadores rindieron homenaje en ella a profesores cubanos ilustres que se destacaron en la historia científica de la Universidad de La Habana. Simbólicamente se seleccionó una figura destacada por cada profesión.

Cuatro lemas en latín, inscritos con letras doradas a ambos lados del escudo nacional que preside el Aula Magna, completan la decoración

El Alma Máter

Realizada en 1919 por el escultor checo radicado en Cuba Mario Korbel la obra, fundida en bronce, fue instalada sobre un pedestal de cemento y piedra en el terreno rústico que era el centro de las edificaciones de la Colina. No sería hasta la segunda mitad del mes de Diciembre de 1927 que sería trasladada a su lugar definitivo: la recién iniciada escalinata universitaria

El artista se sirvió de dos modelos para esculpir su obra: de una tomaría el rostro, la cabeza y el cuello, de la otra copiaría el cuerpo. La 1ra. modelo fue la joven de 16 años hija de un profesor de Análisis Matemático de la Escuela de Ciencias de la Universidad de la Habana y entonces secretario de obras públicas. La segunda modelo fue una mestiza habanera de cuerpo maduro y fuerte, de formas sólidas y bien marcadas.

En los costados del trono de bronce en que aparece sentada, el escultor dejó grabadas en bajorrelieve figuras alusivas a las artes y las ciencias que se enseñaban en la Universidad de La Habana. Aparecen la Cosmografía, la Botánica, la Medicina, la Farmacia, las Leyes, la Filosofía, las Letras y la Arquitectura representadas por diosas con objetos que identifican la ciencia o arte en cuestión.

El término de Alma Máter, madre nutricia, se aplica a las universidades para expresar que las mismas son madres que nutren de conocimientos, cultura y espíritu profesional.

El edificio de Química

En el actual edificio "José Martí", correspondiente en la actualidad a la Facultad de Filosofía e Historia, fue inaugurado el 29 de julio de 1916 el edificio de Química, como resultado de un plan general de reconstrucción de los locales universitarios iniciado por la Secretaria de Obras Públicas. Dicho plan incluía, además de reparaciones en aulas y museos, la construcción de tres nuevos edificios, destinados a Astronomía, Física y a Química. El proyecto de contrucciones incluía una escalinata que nacería en la explanada situada frente al edificio actual del Rectorado y terminaría en la calle San Lázaro, sin que la misma se realizase en aquel momento, sino años más tarde

La escalinata universitaria

La escalinata universitaria se inaugura el 17 de Enero de 1928. Consta de 88 escalones y 4 tramos de descanso

La Biblioteca Central de la Universidad "Rubén Martínez Villena"

En 1936 se inicia la construcción de un nuevo edificio para la Biblioteca de la Universidad lo cual se hizo necesario debido a su crecimiento. Este nuevo sitio para la Biblioteca, donde actualmente se encuentra enclavada, se inaugura en 1937. En su vestíbulo una tarja de mármol reproduce el pensamiento: "Tú das los consuelos; tú das el descanso a la preocupación; tú eres la medicina del mal" En 1961 toma su nombre actual: Biblioteca Central "Rubén Martínez Villena", y en 1962 se convoca a un concurso para erigir el busto que se encuentra en el vestíbulo de la misma.